MoldLay

Nuevo producto

16 artículos

20,45 €
20,45 €

Permite imprimir moldes tanto para fundición a la cera perdida como para el moldeado permanente. 

MoldLay es un nuevo filamento con propiedades similares a la cera. Es muy rígido a temperatura ambiente, pero se convierte en extruíble cuando se calienta a 170-180ºC. Este filamento fue diseñado por el conocido desarrollador alemán de nuevos filamentos para impresión 3D Kai Parthy de Lay-Filaments. Él es el inventor de los filamentos compuestos más interesantes en la actualidad como son el Bendlay, el Layfomm o los más conocidos como el LayWoo-D3 o el Lay-Brick, todos ellos extremadamente sencillos de imprimir en cualquier impresora 3D de tecnología FDM/FFF.

El MoldLay es un filamento que permite imprimir moldes tanto para fundición a la cera perdida como para el moldeado permanente. Es extremadamente estable dimensionalmente y permanece rígido a temperatura ambiente.

Las principales características de este filamento son:

  • Prácticamente cero deformación.
  • Se puede imprimir sin cama caliente.
  • Se imprime con él a temperaturas de 170 a 180ºC
  • Los moldes deben ser tratados a 270ºC en un horno de cocción (Es válido un horno de cocina que alcance esta temperatura).

En primer lugar se debe diseñar e imprimir en 3D el modelo que deseemos obtener a través de un molde. Una vez impresa con el filamento MoldLay, a continuación debemos rodear esta pieza con una arcilla u hormigón que se endurezca. Una vez que el bloque de arcilla se ha endurecido, se colocará en un horno a unos 270ºC. Esto derretirá el MoldLay dentro del hormigón y provocará que este fluya hacia fuera del molde como la cera de parafina caliente dejando el molde con la forma perfecta para hacer la colada. Esto deja un molde perfecto dentro del bloque de hormigón, que puede ser llenado con el metal deseado a continuación. Una vez enfriado dicho metal es el momento de romper el molde y recuperar el objeto dentro, que será una copia similar a la que se imprimió inicialmente con el filamento MoldLay. La única diferencia es que es de metal en lugar de cera.Siempre puede quedar algo de arcilla u hormigón unido al objeto de metal. Esto se puede eliminar por inmersión del objeto en ácido cítrico durante unas horas.

Es un proceso bastante largo, pero ahorra bastante dinero al no tener que realizar la pieza a sacrificar en el molde como se hace artesanalmente. MoldLay  da un paso más en el mundo de la impresión 3D, abriendo las puertas del moldeo de piezas en metal partiendo de una pieza impresa en una impresora 3D de escritorio, posibilitando la fabricación en masa.

Ha habido muchos intentos de realizar piezas de fundición partiendo de una pieza realizada con filamentos para impresión 3D, sin embargo todos ellos han fracasado. Muchos han intentado realizar este proceso con el PLA, pero este requiere tener un horno con una temperatura más alta para poder fundirlo. Además este al fundirse no abandona fácilmente el molde por sus cavidades. MoldLay  no requiere temperaturas tan altas y además no emite humos tóxicos al fundirse. Con MoldLay podrás utilizar tu horno de la cocina. MoldLay  es un tipo de plástico con propiedades similares a la cera. A temperatura ambiente es muy rígido y sólido y se convierte extruíble cuando se calienta hasta los 170-180ºC. Cuando se calienta en un horno a 270ºC, este se convierte en líquido con una viscosidad de aceite fino.

Es perfecto para ser empleado en dos técnicas de creación distintas: Molde perdido (o cera perdida) de fundición y Moldeado permanente. Ambas son técnicas de creación tradicionales que consumen mucho tiempo pero ahora es más fácil que nunca gracias al uso de una impresora 3D.

Se aconseja imprimir con cama caliente a unos 40ºC, aunque se puede imprimir con él aunque no dispongamos de una impresora 3D con base caliente. La temperatura del nozzle puede oscilar entre los 170 y los 180ºC. Una vez impresa con el filamento MoldLay, a continuación debemos rodear esta pieza con una arcilla u hormigón que se endurezca. Una vez que el bloque de arcilla se ha endurecido, se colocará en un horno a unos 270ºC. Esto derretirá el MoldLay dentro del hormigón y provocará que este fluya hacia fuera del molde como la cera de parafina caliente dejando el molde con la forma perfecta para hacer la colada. Esto deja un molde perfecto dentro del bloque de hormigón, que puede ser llenado con el metal deseado a continuación.


Una vez enfriado dicho metal es el momento de romper el molde y recuperar el objeto dentro, que será una copia similar a la que se imprimió inicialmente con el filamento MoldLay. La única diferencia es que es de metal en lugar de cera. Siempre puede quedar algo de arcilla u hormigón unido al objeto de metal. Esto se puede eliminar por inmersión del objeto en ácido cítrico durante unas horas.


  • Lugar de fabricación: Lay Filaments en Europa.

  • Rigidez: Alta a temperatura ambiente.

  • Temperatura de impresión ideal(nozzle): 175ºC

  • Temperatura de fusión: 170ºC-180ºC

  • Temperatura de cama ideal: Como máximo la cama deberá estar a 40ºC.

  • Transparencia: Opaco.

  • Olores y humos: Ausencia de olores y humos al imprimir.

  • Color: Gris cera.

  • Peso Neto: Rollo de 0,25 Kg

  • Peso con embalaje: 0,4 Kg.

  • Diámetros: 1.75 mm o 3mm